Saltar al contenido.

14 mayo, 2008

1

Bájate de la Mula

por Otto

Una mula, o cesar es un animal híbrido estéril que resulta de la cruza entre la yegua y el burroasno. Pero en Venezuela tiene otros significados criollos:

a- Botella de aguardiente aplanada que es fácil de llevar en el bolsillo;

b- Persona que los traficantes de drogas utilizan para el traslado de estupefacientes.

Bajarse de la mula es pagar. Su origen tiene carácter contemporáneo (finales de la década de los 80s): en la ciudad de Caracas ha estado plagada de motorizados. Ellos son lo que sería el “officeboy” para muchas oficinas. Desde los años sesenta el servicio de correspondecia venezolano fue cada vez más incompetente e hizo al mensajero con motocicleta una pieza clave en las compañias ubicadas en la ciudad para envío de documentos, depósitos y otras diligencias.

Motorizado

Los motorizados son casi como una casta en Caracas. No existe sindicato ni organizaciones que los avale, pero son de los grupos más unidos y solidarios con sus iguales. El caraqueño en motocicleta es quien se puede mover más rápido, amigo de todas las recepcionistas, pana de los cajeros de banco, son los que se conocen los atajos y hay quienes no tienen escrúpulos y pasan todos sus días burlándose de las leyes de tránsito. Los motorizados caraqueños han sido en infinidad de veces la fuente de muchísimas expresiones y modismos. Se asume que la expresión “bájate de la mula” viene de ellos. La mula (o también le dicen burra) llaman a la moto, una metáfora del campesino que depende de una mula o burro para trabajar. Esto abre dos opciones acerca del origen de la expresión:

1- Se refiere a asalto. “Bájate de la mula” indica en tono amenzante “esto es un asalto, dame tu motocicleta”.

2- Por otro lado, ya que los motorizados son propensos a no cumplir con las leyes de tránstio y principales sospechosos de carteristas o asaltantes de vehículos, son generalmente blanco de policías para pedirle los papeles (licencia, registro de la moto, etc) y como es de esperarse, no suelen estar al día en ese tipo de diligencias. Ahí es donde el policía le diría “bájate de la mula” indicando con tono autoritario “bájese de la motocicleta porque está decomisada o retenida”.

De ahi, pueden derivarse otras expresiones aledañas a estos hechos: “me bajaron de la mula” “mi burra está presa”.

A veces tiene connotación de soborno “Me tuve que bajar de la mula para que el policía no me pusiera la multa”. Pero hoy por hoy la frase agarró un contexto más amplio que se refiere a dar dinero.

  1. Eduardo Burger
    Abr 11 2011

    En El Guapo, había un cura llamado el padre Zaldivar. Iba en mula para los caseríos más lejanos a fin de confesar a los fieles perdidos en medio de esa nada calurosa y amable que es Barlovento. El padre murió, pero la mula, o su fantasma, sigue cumpliendo exactamente el mismo recorrido.

    El papá de un amigo mío tenía una mula (y una pequeña finca con un árbol a donde amarrarla). La mula tenía cinco nombres, a veces diez, dependiendo de a cuantos niños se las regalara ese día.

    Un tío mío que vivía en La Castellana cierta madrugada vio un grupo de sombras arremeter contra el jardín de su casa. Como estaban de moda, el tío pensó que se trataba de marciano, pero eran varias mulas escapadas quién sabe de qué corral, o de qué planeta.

    Como verás Otto, no es tan fácil bajarse de la mula.

    Un abrazo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

A %d blogueros les gusta esto: