Saltar al contenido.

26 junio, 2008

1

Cuaimas vs Muérganos

por Otto

Cuaima: (De origen chaima). Femenino. Serpiente muy ágil y venenosa, negra por el lomo y blanquecina por el vientre, que abunda en la región oriental de Venezuela. ¶ 2. coloquial. Venezuela. Persona muy lista, peligrosa y cruel.

En Venezuela esta palabra ha conseguido muchísima popularidad en los últimos 15 años. Se refiere a la mujer astuta, dominante en la relación, la que no se le escapa nada, celosa, la que es capaz de abrir una batalla contra sus potenciales rivales con tal de mantener a su “barón domado” a su lado. Puede parecer dulce e ingénua con su pareja, pero es maquinadora, desconfiada, orgullosa y hasta (en algunos casos) muy cruel.

Se cree que entre las amigas cuaimas se ayudan muchísimo. Se dan consejos de cómo mantener a su novio o esposo bajo su control y poder de tener la última palabra. Totalmente ocurre lo contrario cuando existe enfrentamiento entre cuaimas, puede ser tenso y a veces tornarse violento. Los comentarios incisivos son su especialidad.

Lo cierto es que este término tomó un alto escalafón en la opinión pública, tuvieron por mucho tiempo un programa radial con muchísimo éxito en sintonía y anunciantes (Tiempo de Cuaimas por FM 92.9 en Caracas) y fueron protagonistas en foros, discusiones, debates, etc en torno a la guerra de los sexos en Venezuela.

Ahora bien, yo como hombre, siento que nuestro rol en esta “guerra” ha ido diluyéndose. Creo que en buena parte hemos dejado abierto los canales para que ellas hagan lo que quieran (cosa que no me opongo para nada) pero el problema es que muchas de ellas ven esa libertad como oportunidad de control más que un simple proceso evolutivo de la sociedad para vivir más balanceados y en igualdad para todos. Pareciera que la mujer de hoy debe “cobrar” por todas las antepasadas que vivieron bajo una era “machista”. Sienten la necesidad de imponerse, de pisar, de dar órdenes, de estar a la defensiva, de llevar la contraria… de ser LA CUAIMA contra un hombre de hoy que simplemente ha tomado una posición mucho más contemplativa, que reconoce el papel de la mujer, que la valora mucho más que en otros tiempos… sin duda es como un “contra-ataque” severo frente a un oponente que no quiere pelear pero lamentablemente volvemos a caer en el conflicto.

Es por eso que quisiera desempolvar un viejo término que ha ido poco a poco en desuso, quizás lo podemos ver como un animal escaso, merodean entre la gente pero no se hacen ver con facilidad, que usan la inteligencia para establecer el balance ante este “apabullamiento femenino”… entre las mujeres denominarían a este caballero como: EL MUÉRGANO.

Según la Real Academia:

Muérgano.

(De órgano).

1. m. Col. Objeto inútil, antigualla.

2. m. Ec. Persona zafia y grosera. U. t. c. adj.

3. m. desus. órgano (‖ instrumento musical).

4. m. desus. navaja (‖ molusco).

Es raro escuchar a un venezolano (masculino) decir “muérgano”, por eso lo atribuyo a que es un invento de las “venusianas” de mi país. El concepto describiría a alguien, un hombre, aún sin atributos físicos ni mentales, que ellas no pueden dejar de pensar. Aún cuando éste les haga daño o les rompa el corazón, éste señor puede volver acercarse y ver a la dama agitarse y lanzando risas nerviosas. Él lo sabe y sacará provecho de la situación. Él es a quien llamamos Muérgano.

Debemos ver la figura del Muérgano como antítesis de la Cuaima. Ninguno podrá vivir sin el otro, están en eterna lucha, buscan el control de la relación. Es algo inconsciente y colectivo que se desarrolla en un mundo cada vez más competitivo. Humanamente no podemos librarnos de esa idea aunque tratemos: “ganarle” al compañero(a) sentimental.

Vale la pena aclarar que no quiero animar la batalla entre hombres y mujeres. Creo que CUAIMA y MUÉRGANO son estereotipos que nos ayudan a entender o ejemplificar tendencias de comportamiento. Algunas se acercan más al concepto Cuaima y otros más al del muérgano. Quizás se pueda dar el caso de un hombre con más características de “Cuaima” o que conozcamos a una Muérgana. Lo importante es que no asumamos este artículo como generalizador.

El Muérgano no es machista. Ya que el machismo ha ido quedando en el pasado, es anacrónico. Los chistes machistas se han ido olvidando (ya no dan risa)… ahora para los muérganos el arma es piropiar a la cuaima. Funciona como “cortina de humo” ante cualquier situación. Con el cumplido se alimenta el ego a la cuaima y se desactivan ciertas actitudes ofensivas que ella podría activar. El muérgano inteligentemente debe usar este recurso: la cantidad de piropos es fundamental, si se exagera en su número es contraproducente. Por lo tanto, cuando la relación de pareja es establecida, no deben ser abundantes porque si no perderían su estimación y la calidad de sorpresa grata para la mujer.

Se puede escribir y escribir sobre este tema, tan complejo como la psicología humana. Lo que si amigo lector masculino, cuando oiga de alguna mujer que se refiera a Ud como un muérgano, es como ganar una batalla porque la guerra nunca habrá terminado.

La naturaleza femenina y la masculina tienen sus maneras de encarar situaciones. Por ejemplo la Cuaima tiende a cuidar su apariencia con mayor intensidad. Cosa que para un muérgano sólo cumplir el aseo personal es suficiente. Una cuaima reclamará si su pareja no cuida su ropa o si tiene una barriga naciente. El muérgano siente orgullo de su lipa y hasta podría hacerle sentir a su pareja lo dichosa que es contar con alguien con una barriga donde ella puede recostarse cómodamente en los momentos que ella sienta frió.

De eso se trata, la vida es amor, y el amor es un “dame que te doy”… Simbiosis entre humanos que piden y ceden. Hay personas con temperamento como fuego y otros como agua (por aquello del zodíaco quizás) cada quien se buscará a la mujer en nivel de cuaima adecuado a su nivel de muérgano. Me atrevería a pensar que si una mujer extremadamente cuaima con un hombre extremadamente muérgano podrían convertir en un tormento sus vidas, llenas de obsesiones, peleas, excesivo, desgarrador… un descontrol para ambas partes.

Amiga cuaima y amigo muérgano, para llegar al balance y para que la relación perdure exige dedicación, paciencia y sufrimiento… como el arte.

Les dejo un monólogo hecho por la bellísima, talentosa, encantadora y cuaima, Erika De la Vega, que resume muy bien el sentimiento de las Cuaimas. Desfrútenlo!

  1. Lizzette
    Jul 5 2016

    Los venezolanos son unos artistas en crear palabras extrañas que sólo en Venezuela se pueden entender.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

A %d blogueros les gusta esto: