Saltar al contenido.

11 marzo, 2014

1

Sueño con un Bolívar (Bs.) que valga más de un dólar ($)

por Otto
Marcos Perez Jimenez

Marcos Perez Jimenez

Hubo un período en la historia económica de Venezuela en el que se pudo hacer una re-valuación constante de la moneda (el Bolívar) fue entre 1953 a 1957, y ésto se debió a la increíble política económica que se llevaba.

Al momento de escribir esta nota, marzo 2014, estamos ante una situación en que la moneda venezolana está devaluada y en un control de cambio poco usual (el gobierno lo controla y lo subasta) generando un mercado de divisas en paralelo (e ilegal) con una brecha de %1200 más al valor oficial, pues para los venezolanos indignados, molestos, deprimidos, desesperados tiramos la toalla porque ya no encontramos una salida. Muchos resignados asumen que el venezolano merece el gobierno que tiene y, por ende, la mala administración será nuestro castigo. Hay quienes asumen que Latinoamérica ha sido históricamente el patio trasero de los Estados Unidos y nos menospreciamos en que nunca lograremos una prosperidad por encima de los países desarrollados actuales. Por eso, la razón de este artículo porque no siempre fue así y es bueno que lo sepamos.

Hubo un momento en que si se hicieron las cosas apuntando hacia un progreso constante. Y sería injusto pensar que hoy nosotros pensemos que no podamos volver a un rumbo próspero para todos los venezolanos. Sabemos que los tiempos son diferentes y los problemas también son diferentes, pero eso no nos puede frenar al compromiso y al optimismo de alcanzar bienestar social, estabilidad económica y política honesta al servicio de los ciudadanos. Aunque suene imposible, de verdad que no lo es.

En los años cincuenta, la moneda venezolana cada día tuvo un mayor valor frente a las monedas extranjeras, como el dólar americano, aunque usted no lo crea.

La producción Venezolana y PIB per cápita se elevó 60% más que el de Estados Unidos y Gran Bretaña, hasta el año 1957, según el Anuario Estadístico de la ONU del año 1964.

Para 1956 el Bolívar superó al Dólar siendo la única vez en la historia mundial que una moneda latinoamericana o de una economía creciente domina el mercado internacional por encima del Dólar americano, según Asdrúbal Baptista en sus libros pioneros de la teoría económica venezolana.

El gobierno actual venezolano “liderado” por Nicolás Maduro, acusan como “La Derecha” a la oposición. Cuando la realidad es que desde 1958 se instauraron gobiernos social-demócratas (Acción Democracia) y social-cristianos (Copei) e incluso en tercer puesto tenían puestos en el Congreso dirigentes del Movimiento al Socialismo y de URD. Todos de tendencia centro-izquierdistas. “La Derecha“, como concepto responde más al gobierno del dictador Marcos Pérez Jiménez, quien se le debe esos índices únicos de crecimiento en nuestra región.

Este sistema económico generó una bonanza de libertades económicas nunca vistas en la historia venezolana, al punto que los consulados venezolanos en Europa y Estados Unidos tenían largas filas diarias de personas queriendo venir a vivir y trabajar en Venezuela, transformándose el nombre del “Sueño Americano” a “Sueño Venezolano”.

Por favor no me mal interpreten, yo no soy Pro-Derechista ni Pro-dictadura. Mi intención es resaltar cómo nos hemos enredados con las etiquetas que nos ponemos y nos distraemos más discutiendo o peleando en vez de enfocarnos en un plan para mejorar las cosas. Ahora, mi pregunta es: ¿es mucho pedir revisarnos y apuntar hacia algo mejor?

Soñar como dicen por ahí es un lujo. Puedes soñar si no tienes que preocuparte por tu vida, tu casa, tu educación, tu salud, tu comida. Lo se.

Pero tenemos un escaso momento de esperanza. De un nuevo comienzo.

De defendernos del presente, y de construir un futuro. Como fuerza unida. Con el sueño de la igualdad, inspirada en el logro, y no en la destrucción de los que son diferentes a nosotros. Tiene que venir del trabajo y no del oportunismo.

Si no soñamos en grande nunca vamos a ser más que un país chiquito. Autor: Ariadna Navarro Capriles

A raíz de estos acontecimientos económicos que venían dándose desde 1950, la revista norteamericana TIME de febrero de 1955 nombra como “Patrón de la Nave de los Sueños” al presidente Marcos Pérez Jiménez siendo su rostro la portada de la revista por ese mes “El Hombre TIME”.

Este siglo XXI  cada vez son más quienes abren los ojos y descubren en nuestro alrededor los retos: preservar el medio ambiente, cuidar nuestra arraigo cultural frente a los libres mercados globalizados, que los extremos y/o fanatismos nos hacen daño como sociedad, que nuestros errores no son más que nuestras lecciones de aprendizaje para ser mejores… y eso, mis queridos lectores, solo necesita de dos pilares fundamentales: ORDEN y MOTIVACIÓN. Me refiero al Orden como el marco jurídico de normas y leyes que tenemos que seguir y hacer respetar como integrantes de un colectivo. No hace falta re-escribir la Constitución, es revisar quiénes son los que velan por nuestras leyes: ejecutivo, legislativo y tribunales. Quien no siga las leyes, sencillamente se debe sancionar. Esa sanción debe responder a la intención de regenerar el sentido colectivo por encima del individual. Y “Motivación” me refiero a que cada uno de nosotros tome la decisión de Querer: querer hacerlo, querer lo mejor, querer a los tuyos, querer a tu país. Para mi, eso es fundamental para alcanzar los sueños de una nación. Sobretodo, cuando esos sueños fueron realidad en el pasado nos da más razón para tener la certeza de que sí podemos re-conquistar esas aspiraciones.

Hoy, comparando con los años 50s,  se produce más barriles de petróleo y a mejor precio, hay más y mejor tecnología en general, hay menos analfabetas también. Solo necesitamos las ganas  para re-dibujar el “Sueño Venezolano”. Los estudiantes empezaron agarrando el papel en blanco, el resto debemos poner los colores.

FUENTE: urbeguayana.com

venezolanisimo

  1. Carlos
    Jun 13 2014

    Hay cosas que la gente no sabe:
    1) El que era el verdadero “malvado” del gobierno de Pérez Jiménez no era otro que Pedro Estrada, que aparte que no era venezolano (era dominicano) fungió como director de la Seguridad Nacional, dándose a la tarea de torturar y masacrar gente inocente cuando la orden era torturar sólo a dirigentes políticos de Acción Democrática y el Partido Comunista.
    2) La crisis que se vive actualmente en Venezuela viene datando desde 1974 cuando Carlos Andrés Pérez asumió el poder por primera vez. En 1976 se dio inicio a la crisis con la nacionalización del petróleo, pero eso no se sentía debido a la “Venezuela Saudita” que se vivía. El fruto de ello se “cosechó” justaente el 18 de febrero de 1983, cuando el BCV se declaró insolvente y se conoció como el famoso “Viernes Negro”. Después de la asunción de Chávez en 1999 la crisis y la corrupción obviamente crecieron a su máxima expresión.
    Después de todo, Pérez Jiménez tenía razón al ilegalizar a los marxistas-leninistas y acciondemocratistas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

A %d blogueros les gusta esto: